SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER ¡ SUSCRIBIRME AHORA! X

Catálogo_2>Un Millón de Hostias

DOCUMENTAL
Un Millón de Hostias

FECHA DE ESTRENO

//

DIRECTOR

David Moncasi

SINOPSIS

Trece monjas de clausura de un convento de La Habana fabrican todas las hostias de Cuba: un millón de obleas cada año que se extienden por toda la isla.

<em>Un millón de hostias, </em>el documental dirigido por David Moncasi, sigue el trayecto de estas obleas y descubre un curioso retrato de la isla en el año 57 de la Revolución.

Teresa María de la Virgen de la Caridad tiene 90 años y lleva 69 sin salir del convento. Entró en 1945, catorce años antes del triunfo de la Revolución. Teresa María es la responsable de supervisar la fabricación de todas las obleas que salen al exterior.

Una caja con miles de hostias sale del convento y llega hasta la iglesia de San Judas en uno de los barrios más humildes de La Habana. Allí trabaja María Antonia que se encargará de repartirlas entre los ancianos impedidos que no pueden salir de sus casas. María Antonia vive con su hija Madelín y su nieta Cintia. Tres mujeres que viven de forma muy distinta los cambios históricos que vive la isla.

OBSERVACIONES

<strong>CÓMO SURGIÓ LA HISTORIA</strong>

En 2010 descubrimos, de forma casual, que en el barrio de El Vedado de La Habana había un convento de clausura. El único convento de clausura de Cuba. Lo visitamos y quedamos impresionados al descubrir que sus 13 monjas fabricaban todas las hostias de la isla: un millón de obleas al año. Sus hostias inundaban todo el país, desde La Habana hasta Santiago de Cuba.

Las monjas se tomaron su tiempo para permitir que entráramos en el convento. Nos dijeron que no tuviéramos prisa, que cuando llegara el momento nos avisarían. Cuatro años más tarde las visitamos con nuestro hijo Bruno de un año. A las monjas les encantó Bruno, de hecho se lo llevaron a jugar con ellas un buen rato al interior del claustro.

Unos meses más tarde recibimos un mail de la Priora en el que nos autorizaba a filmarlas. Habían recibido la señal: Bruno ablandó sus corazones. Cuatro años después de conocerlas podíamos, por fin, entrar en el convento.

Quedamos seducidos por las monjas y por su vida en un convento que es como “una isla dentro de la isla”. Pero sobretodo nos interesó contar la aventura de las hostias que ellas fabricaban: quién las recogía? adónde llegaban?, quién las repartía?. Tras darle muchas vueltas decidimos que nuestro documental partiría del convento para mostrar la Cuba a través de unas obleas viajeras.

Y durante el año 2015, de la mano de las hostias, fuimos testigos de dos hechos históricos: la reanudación de relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos y la visita del Papa Francisco.

Allí estábamos cuando esto sucedió y así lo mostramos. Hemos querido ofrecer, a través de unas hostias viajeras,  una foto de una isla que a menudo está en boca de todos pero que muy pocas veces deja entrever que hay debajo de su piel.

&nbsp;

INTÉRPRETES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies